viernes, 20 de febrero de 2009

TIPOGRAFIA

La elección adecuada de las letras que darán forma al texto o palabras de nuestro proyecto, no es siempre sencillo. Puede convertirse en todo un dilema.

La elección del tipo de letras para un determinado trabajo, parece tarea fácil, pero si queremos que cada uno de los recursos gráficos sea congruente y coherente con el resto para transmitir el mensaje de una manera eficaz, tenemos que prestar una cuidada atención a esta parte del proyecto: la tipografía.

La letras, en cualquier proyecto gráfico, parecen seres de fácil comportamiento, - a mí me resultan especialmente simpáticas - pero su eficacia depende tanto de su uso, posición y estilo como del contexto donde se apliquen. Si no las elegimos "con sentido" podrían convertirse en las responsables de un eminente fracaso de comunicación, crear contrariedad entre el mensaje y su "forma" y fallar en el objetivo de transmitir una idea, un producto, una ventaja, un servicio... (a no ser que dicho objetivo sea ese: contradecir, contrastar estilos -otra manera de impactar-, romper ... al fin y al cabo incomodar también es una manera de llamar la atención y "romper" con o establecido).

Las fuentes tipográficas pueden ser bellas o no, nos pueden atraer o repudiar, pueden se legibles o ilegibles... pero si funcionan, si cumplen con su propósito, en su contexto (y "lugar"adecuado dentro de la composición) y en su soporte... todas son bonitas. Como siempre todo depende de qué es lo que pretendemos transmitir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario