viernes, 6 de marzo de 2009

EL COLOR


Sin él la comunicación visual menguaría de sentido, sería infinitamente más limitada y solamente sería posible a través de las formas y del uso del blanco, el negro y la escala de grises... ¿os imagináis un mundo sin colores?
Muy resumidamente la teoría del color asume que un mismo color es percibido por la retina de diferente manera dependiendo de los colores que lo envuelven o estén junto a él.
En la ilustración es visible. El cuadrado central es el mismo verde en todos los cuadrados y lo percibimos diferente según el color del cuadrado que lo alberga. Entender esto en el mundo del diseño y la comunicación visual es necesario por el juego de combinaciones cuyo uso puede enriquecer el proyecto gráfico y la transmisión del mensaje.
Luego está la llamada "psicología del color" que hace referencia a los diferentes impactos emocionales que los colores son capaces de transmitir ayudando a paliar o potenciar un estado de ánimo o sentimiento... Primeramente se diferenciar por la sensación térmica que transmiten, los llamados "colores cálidos" (rojos, naranjas, algunos violetas, amarillos y algunos verdes) y los "colores fríos" (azules, grises, algunos verdes, algunos violetas, malvas)... aunque se le ha dado "un sentido psicológico" a cada uno. Por ejemplo:
Amarillo: se relaciona con el sol, es luz y ayuda al estímulo, a la actividad, aporta alegría. El amarillo es sol, poder, arrogancia, alegría, buen humor y voluntad; se le considera como estimulante de los centros nerviosos.
Rojo: es de los más cálidos, transmite calor y provoca excitación, es el que más "ve" el ojo en la distancia. El rojo significa sangre, fuego, pasión, violencia, actividad, impulso y acción y es el color del movimiento y la vitalidad; aumenta la tensión muscular, activa la respiración, estimula la presión arterial y es el mas adecuado para personas retraídas, de vida interior, y con reflejos lentos.
Naranja: la suma de los dos anteriores, aunque con menos intensidad. Está relacionado con la prosperidad, con la acción, provoca dinamismo. El naranja es entusiasmo, ardor, incandescencia, euforia y actúa para facilitar la digestión.
Azul: se relaciona con el mar y el cielo (infinitos), provoca sosiego, tranquilidad, frialdad. El azul es inteligencia, verdad, sabiduría, recogimiento, espacio, inmortalidad, cielo y agua y también significa paz y quietud; actúa como calmante y en reducción de la presión sanguínea, y al ser mezclado con blanco forma un matiz celeste que expresa pureza y fe.
Verde: color de los prados, vitalidad, naturaleza, frescura, es reconfortante. El verde es reposo, esperanza, primavera, juventud y por ser el color de la naturaleza sugiere aire libre y frescor; este color libera al espíritu y equilibra las sensaciones.
Violeta: la mezcla del rojo con el azul, es madurez y su tonalidad clara transmite delicadeza... El violeta es profundidad, esta relacionado con lo místico, con el misterio, melancolía y en su tonalidad púrpura, realeza, suntuosidad y dignidad; es un color delicado, fresco y de acción algo sedante.
Y hay más: el blanco es pureza y candor ; el negro, tristeza y duelo; el gris, resignación; el pardo, madurez; el oro, riqueza y opulencia; y la plata, nobleza y distinción.
Estos parámetros cromáticos y psicológicos, su "significado" y su repercusión "emocional" son de gran ayuda para los diseñadores, creativos y publicistas que recurren al uso del color para potenciar su intención comunicativa, "contactar" con las emociones del público y reforzar así su mensaje, su obra y su idea a transmitir.
Su ilimitada combinación y uso dependen mucho de la experiencia y destreza del diseñador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario