jueves, 1 de julio de 2010

CARICATURAS (I)







Otra manera de comunicar.

He tenido la oportunidad de fomentar el talento de la caricatura, y en ello sigo.

Más allá de la fidelidad de la forma, el rostro y la expresión, está la exageración, la sátira, la esencia.

La máxima expresión con la mínima realización, como yo lo prefiero.

Valoro mucho el trabajo que supone realizar las caricaturas profundamente dibujadas, con sus luces y sus sombras, sus colores y sus negros, y , aún así, me declaro una admiradora del poder de la línea.

Cuatro líneas en su sitio, afinadas y engordadas según su trayectoria y ubicación pueden comunicar más que un perfecto retrato fidedigno, y además, invitan a la imaginación, a que el usuario complete la imagen con lo que sabe de él mismo.


No hay nada como una caricatura que nos diga que no somos perfectos y que nos invite a reírnos de nosotros mismos. Todo un logro en los tiempos que corren.


Gracias por permitirme publicar vuestras caricaturas.





1 comentario:

  1. Enhorabuena, es un buen trabajo, generoso y tierno. Es imposible dejar pasar ese detalle.
    Un fuerte abrazo. Mascal

    ResponderEliminar