viernes, 30 de marzo de 2012

Marketing Personal - Emblemas





En plena creación del material didáctico de un curso de Marketing Personal (con PNL) en L'Escola de Vida (R) (www.escoladevida.com), he dividido el contenido en 4 bloques y he estado trabajando en la creación de 4 emblemas que representaran cada parte del temario. El criterio: de lo específico a lo sistémico, de lo concreto a lo global, del individuo al colectivo. De ahí he ido creando la expresión iconográfica del curso.
En la primera parte los alumnos se aproximarán a la materia desde el marketing empresarial al personal en el ámbito de la comunicación, será el primer contacto de conceptos, ideas y primeras herramientas para aprender a comunicarse de manera más efectiva.
En el segundo bloque emprenderemos en territorio emocional, añadiendo al primer emblema un corazón, el órgano donde generalmente ubicamos las emociones dentro de nuestro sistema corporal.
Con ya algunos grados en el aprendizaje del marketing personal, entramos en el tercer bloque didáctico: el área de la creatividad, las estrategias, los nuevos recursos y las ideas enfocadas a sembrar y ampliar nuevas posibilidades, a abrir nuevos caminos para crear algo nuevo y/o mejorar lo ya establecido. Con todo este bagaje el alumno va tomando conciencia de su potencial, posiblemente, y con ese propósito se ha diseñado el orden del temario, vaya creyéndose capaz de alcanzar lo que se propone, vaya creyendo más en él mismo y así vaya preparándose para compartir sus aprendizajes, sus recursos, sus capacidades, sus talentos con otras personas poniéndolo al servicio de algo más grande, un colectivo, otros profesionales, socios, asociaciones, equipos de trabajo, comunidades, etc.
Y con ello entramos en el tramo final del curso, el cuarto bloque, en el que trabajando conjuntamente el alumno toma consciencia de cómo mejoran los resultados y la dinámica de las colaboraciones y las alianzas con valores y objetivo comunes. A nivel iconográfico he duplicado cuatro veces el tercer emblema, el del apartado de la creatividad, rotándolo 72º para crear una estrella de cinco puntas y expresar visualmente cómo cambia la forma gráfica, y conceptual del trabajo colectivo, aportando cada uno de sus miembros lo mejor de sí mismo, para contribuir a crear algo mucho más poderoso y productivo.